jueves, 11 de febrero de 2016

Cultura : Monterolo y las arañas del templo (por Salvador Navarro)

Monterolo y las arañas del templo (Salvador Navarro)

Casi todos los pueblos tienen un personaje raro o típico, que de una u otra forma, no dejan de ser parte de su historia o folklore. Pues bien, hace muchos años hubo uno en Nasca que llevaba por nombre, o le decían, Monterolo.

Había nacido en la hacienda Achaco, hijo de "Cochinilla", Benjamín Céspedes. Al cuento de esta historia, tendría nuestro personaje unos treinta años de edad, y su rara y displicente figura de negro bisojo se dejaba ver por las modestas calles del vecindario, siempre descalzo, mostrando sus enormes y achatados pies que se acompasaban al andar con sus entumecidas rodillas. Como resultado de su permanente enemistad con el agua y el jabón, su ensortijada y negra cabellera se elevaba desvergonzadamente revuelta sobre su enorme cabeza.

Monterolo, pese a su indescriptible apariencia, era por demás inofensivo. No era altanero, más bien callado, pero, eso sí, muy observador y chismoso, sobre todo en lo que se refería a correrías de alcoba. Y, resulta pues que este simple personaje vino a ser el principal protagonista de un hecho realmente insólito en la tranquila y aldeana vida de la Nasca de comienzos del siglo pasado, tanto que aún se recuerda y comenta hasta nuestros días: "El robo de las arañas del templo de Nasca".

Aquel hermoso templo neoclásico que alguna vez lució sus encantos de definida influencia arquitectónica francesa, en el más destacado lugar de la Plaza de Armas, hasta que lo destruyó el terremoto del 24 de agosto de 1942.

He aquí que una apacible tarde a mediados del año 1939, cuando se honraba la sagrada costumbre de la siesta a la hora en que más fuerte atenazaba la canícula que eternamente vive el cálido valle de Nasca, la lánguida calma se vio repentinamente rota a la voz de -¡Se roban las arañas! Y el grito corrió como reguero de pólvora por las apacibles y escasas calles de la ciudad, haciendo trizas la tranquilidad pueblerina del vecindario nasqueño.

¿Qué había pasado? Que el negro Monterolo, el inofensivo y chismoso vagabundo nasqueño que vivía siempre ocupándose de la vida ajena y controlando lo que acontecía en las casas del vecindario, había reparado en que del techo del templo sospechosamente se estaban descolgando las famosas arañas. Vio además, que descargaban bultos de un carro desconocido en el pueblo, el cual se hallaba estacionado en las cercanías del templo. Vio los cajones, la viruta, los papeles y cartones propios de embalaje regados por el suelo del templo y, al instante coligió que debían contener otras arañas por demás corrientes para reemplazar las valiosas. No trepidó en salir corriendo con la voz de alarma a todo pulmón: -¡Se roban las arañas! ¡Se roban las arañas! Consternados, indignados, decididos los nasqueños impidieron la expoliación.

Lo cierto es que a partir de entonces, Monterolo dejó de ser el antipático negro de las esquinas, para convertirse en el agradable moreno merecedor del aprecio y las propinas de una comunidad agradecida, que por él, no solo se impidió la pérdida del preciado bien, sino que puso a prueba el espíritu del pueblo nasqueño y lo hizo tomar conciencia de que era capaz de reaccionar con gran solidaridad en defensa de lo suyo. ¿Y las arañas? A la postre tuvieron un triste final, pues con el terremoto del 24 de agosto de1942, acabaron sepultadas con el templo.

Síntesis de un relato del libro "Cronista de Nasca", Lima, 2008.