martes, 27 de junio de 2017

Cultura : De los Ufos y otras desviaciones


Por Carlos Manuel Ruthnick Cruces


De los Ufos y otras desviaciones :

Hace unas semanas ronda en nuestros medios la noticia sobre supuestas "momias extraterrestres" encontradas en Nasca. Me es innegable que las noticias que más me afectan son aquellas que tienen que ver con mi pueblo. No me asombra la difusión que ha tenido dicho bulo pseudo-científico, ya que la humanidad desde que vive en sociedad oxigena su tedio con dichas noticias.

Por ejemplo: en los albores del cristianismo se ofrecía las astillas de la cruz de Cristo; era un remedio infalible para cualquier daño del espíritu y del cuerpo. Hasta el siglo XX se ofrecían, en la diáspora semita, prepucios del Rey Salomón que cumplían la misma función. Con el tiempo los bulos esotéricos se fueron sofisticando hasta devenir en teorías conspirativas y noticias ufológicas; obviamente que la charlatanería se tenía que adaptar a los avances científicos y al materialismo-práctico actual. Los que hemos crecido en Nasca, hemos escuchado más de una vez lo que algunos extranjeros despistados pretenden endilgar a la civilización que hizo los geóglifos, los acueductos y Cahuachi. Esto tampoco me asombra, ya estoy mal acostumbrado a que a las civilizaciones fuera del norte del mediterráneo se les atribuya un origen "extraterrestre"; a que una parte del mundo occidental sólo pueda entender la alta cultura, en otras latitudes, como un don obsequiado por "alienigenas". No me asombra que la prensa de Lima le dé cabida a estos cotorreos; porque los iconos de la televisión y prensa peruana son tan o más alienados que un superchero o "Idiana Jones" extranjero.

Como es de conocimiento público la divulgación de la ufología y las teorías conspirativas mueve mucho más dinero que la divulgación científica; ¿Por qué la masa consume esto?, ¿Existe una prohibición para acceder a la ciencia? ¿Hay algo seductor en la estupidez? La verdad es que no lo termino de entender. Pero hay algo que sí me ha asombrado enormemente: la reacción del local, es decir de mi paisano. Se ha visto con beneplácito dicho "hallazgo". Es más se ha visto con entusiasmo, y ya el bulo pretende cambiar de localidad para irse a Paracas.

Nasca y Paracas pueden entrar en un conflicto por una superchería; esto ya no tiene parangón, supera a cualquier historia de Orson Wells; se podría originar un conflicto regional por un cuento de marcianos, es más que surrealista, es grotesco.

Otra cosa que me asombra de todo este carnaval guachafo, es que parte de mis colegas guías de Nasca, estén más que entusiasmados con la noticia, se supone que los guías son de los que más conocen sobre el pasado prehispánico de los valles del Río Grande de Nasca y Palpa; ¿es acaso que el nivel de instrucción de nuestros guías es mediocre? Y peor aún ¿Es que acaso no tienen ninguna preparación, sólo un título que oficializa su función de guías? ¿O es que la "lluvia de millones" que significaría la visita de ufólogos haría reflotar nuestro alicaído turismo?

Si es lo último, ¿dónde quedó la ética? !Mintamos por plata! !Todo es posible por hacer crecer el mercado! Sería realmente lamentable que esta sea la consigna de un sector de la población. Empeñar la palabra por una estrategia mercantil que ningunea las obras de la civilización que construyó maravillas que aun asombran al mundo; y que en gran medida alimenta el presente de Nasca; es una falta de respeto, un crimen de lesa cultura.

No hay comentarios: